Please assign a menu to the primary menu location under menu

“No hay lugar para los hechos, cuando nuestras mentes están ocupadas por el miedo”, Hans Rosling

Factfulness es el primer libro que he terminado en 2019. Y realmente creo que ha sido la mejor forma de comenzar el año. Hans Rosling, que falleció en 2017, era un entusiasta y una persona positiva y Factfulness es, sin duda, un gran reflejo de ello. 

Vamos a empezar la reseña con un pequeño examen sobre cuánto sabéis sobre el mundo actual. ¿Cuál es la esperanza de vida media en el mundo? ¿Cuál es el % de niños vacunados a nivel global? ¿Qué nivel de pobreza hay actualmente?

Sin conocer vuestra respuesta, pero conociendo la mía, ya os digo que seguramente habéis respondido de forma errónea. ¿Por qué lo sé? Pues porque yo di las mismas respuestas cuando me hice esas preguntas y al leer Factfulness me quedé alucinada. 

Alucinada de lo pesimistas que somos, de lo poderosas que son las cifras y de cuánto generalizamos basándonos en información que, en la mayoría de los casos, está anticuada. 

Portada Factfulness Hans Rosling

El mundo no va a peor

Factfulness lucha contra eso. El libro, que es uno de los preferidos de Bill Gates, nos demuestra con hechos que el mundo está mejorando y reta a nuestros conceptos asumidos de una forma increíble.

Uno de esos conceptos es el de rico y pobre y el de país desarrollado y país en desarrollo. Según Rosling, que escribió el libro en colaboración con su hijo y su nuera, esos conceptos están anticuados y no tienen sentido.

Hans Rosling propone cuatro grupos en los que dividir a la población mundial, basados en sus ingresos y en el acceso que tienen a servicios como el agua o la educación. 

Haciendo la división de ricos y pobres, es muy complicado hablar de progreso. Porque cuando solo hay dos opciones, es más sencillo llegar a pensar que si no se tiene una cierta calidad de vida, que entonces se es pobre. 

Rosling compara el instinto de clasificar en rico o pobre a subirse arriba de todo de un rascacielos. Da igual si el edificio que hay debajo tiene 20 plantas o 5, todos los edificios parecen iguales y más bajos.

Este es solo uno de los diez instintos que Hans Rosling desgrana en el libro y la verdad es que todos son igual de interesantes. Otros de los que trata son el miedo (solemos prestar más atención a cosas que dan miedo) o el tamaño (los números independientes a menudo parecen más impresionantes de lo que son).

Superar preconcepciones

Con cada uno de los instintos que trata en el libro, Hans Rosling ofrece consejos prácticos para poder superar esas preconcepciones que tenemos en la cabeza. 

Esos instintos son los que nos hacen difícil poner los eventos en perspectiva. Por ejemplo, los desastres naturales. Rosling no dice que no sean tragedias insoportables, pero si se ponen en perspectiva, hoy en día son mucho menos mortales que en el pasado.

Es cierto que para las víctimas esto no será un consuelo, pero sí que es importante tenerlo en cuenta para aprender a poner las cosas en contexto.  El mundo puede ser bueno y malo a la vez, pero el progreso es real y hay que aprender a dar el valor que cada cosa tiene.

Hechos, no prejuicios

Hans Rosling lo tiene claro: no hay que juzgar a nadie. Ni siquiera a los lectores que no conocen lo que les estás explicando. Ni siquiera a los medios de comunicación, que en muchos casos buscan el titular llamativo, sin tener en cuenta el poder que tienen.

Rosling decide centrarse en su historia, en su ignorancia previa, para explicar que los instintos nos hacen humanos y que superarlos no es sencillo. Para él no lo fue.

He empezado el reto de lecturas de GoodReads con un claro candidato a ser mi libro del año. El 2019 pinta muy muy bien y Factfulness ya ha ayudado mucho a ello. 

Nota Factfulness Hans Rosling

PD: Factfulness está disponible tanto en español como en inglés. Aquí tenéis los dos enlaces (los enlaces del post son todos de la versión en español).

Leave a Response

Sumo Tools To Explode Your E-mail Subscriber Growth