Please assign a menu to the primary menu location under menu

“Si vives para tenerlo todo, lo que tienes nunca será suficiente”, Vicki Robin

Cuando añadí el libro de La Bolsa o la Vida (Your Money or Your Life, en inglés) a mi lista de lecturas pendientes, pensaba que sabía de qué iba. Otro título sobre dinero, finanzas personales, cómo conseguir amasar una fortuna. Vamos, un manual para hacerse de oro.

Pero, por suerte para mi, el título de Vicki Robin y Joe Dominguez no tiene nada que ver con eso. Sí que es cierto que habla sobre dinero y sobre finanzas personales. Pero La Bolsa o la Vida es mucho más que un libro sobre dinero.

La Bolsa o la Vida de Vicki Robin Joe Dominguez es un libro sobre cómo aprender a tener “suficiente”, sobre vivir de una forma más frugal, dándonos cuenta de que el consumismo está en el centro de muchos de nuestros problemas.

La base de este libro es la frase que todos hemos oído alguna vez: “el tiempo es dinero”. En un capítulo inicial, ambos autores nos enseñan a calcular nuestro sueldo por hora real. Este cálculo real tiene en cuenta factores como el tiempo que tardamos en llegar al trabajo o la ropa que tenemos que comprar para ir a trabajar.

El objetivo de hacer este cálculo es darnos cuenta de que no vale la pena trabajar 40 horas a la semana para tener dinero para gastar en posesiones materiales. Lo esencial es darnos cuenta de que podemos vivir con mucho menos y vivir mucho mejor.

El tiempo que tenemos a nuestra disposición es nuestra mayor posesión y hoy en día lo intercambiamos por dinero, para luego poder comprar cosas que ni siquiera necesitamos.

Si esta transacción no nos llena lo suficiente, Vicki Robin y Joe Dominguez nos dan una alternativa: reducir los gastos que tenemos parar vivir, incrementar nuestros ingresos, invertir la diferencia y poder dejar de trabajar mucho antes de lo que esperamos.

 

Portada La Bolsa o la Vida Vicki Robin

 

Es cierto que no comparto al 100% la filosofía de los dos autores. Y que el libro lo escribieron y publicaron en una época en la que el pesimismo estaba a la orden del día. Quizás por eso no he terminado de interiorizar todo lo que ellos proponen.

Pero creo que la base de su teoría es realmente interesante y que todos podemos aprender de ella. Robin y Dominguez dividen su plan en nueve pasos:

1.Calcular cuánto dinero hemos ganado en nuestra vida

Este paso es algo doloroso, sobre todo si somos personas que no hemos controlado bien nuestras finanzas.
El objetivo es estimar ese total, calcular el valor total de los activos que tenemos y restar el dinero que debemos. El resultado puede ser de lo más sorprendente y normalmente revela muchas verdades sobre nuestra relación con el dinero.

2.Coste real de nuestra vida

El segundo paso es calcular el dinero que ganamos por hora de forma real. Tal y como os he comentado un poco más arriba, el objetivo es ver lo que nos cuesta ganar el dinero y cuánto ganamos por hora. Este paso pone totalmente en perspectiva el sueldo que percibimos y cómo lo gastamos.

3.Registrar todos los ingresos y gastos

La tercera fase consiste en apuntar todos los ingresos que tenemos, pero también todos los gastos. El objetivo es convertirlo en rutina y así saber dónde se va nuestro dinero.
Sabiendo lo que ganamos por hora, es una buena forma de conocer cuántas horas tenemos que trabajar para poder afrontar los gastos que tenemos.

4.Evaluar los gastos a través de un nuevo filtro

El paso cuatro consiste en evaluar los gastos a través del coste real por hora de nuestra vida, que hemos calculado previamente.

Para ello tenemos que hacernos preguntas como: ¿Recibo satisfacción y valor en comparación con la energía vital que gasto en esto? ¿Cambiaría este gasto si no tuviera que trabajar?

5.Comparar ingresos y gastos

Después de hacer esa evaluación, Vicki Robin y Joe Dominguez nos animan a crear un cuadro comparativo de los ingresos y los gastos en el tiempo. Podemos hacerlo con un programa como Excel y el objetivo es que los ingresos y los gastos estén lo más lejos posible los unos de los otros.

6.Vivir de forma más frugal

El paso seis es precisamente para eso: centrarse en minimizar los gastos y maximizar el valor de nuestro tiempo. Aquí lo que los autores proponen es vivir de una forma mucho más frugal, con muchísimas sugerencias de cómo hacerlo.

7.Re-evaluar nuestro trabajo

Este paso es simple: si nuestro trabajo no encaja con nuestros valores, lo mejor es dejar ese trabajo. El capítulo entero dedicado a esta fase se basa en todas las anteriores para dar ese paso, que siempre suele ser el que más miedo da.

El libro anima a utilizar el trabajo que tengamos actualmente como entrenamiento, pero el objetivo es dedicar nuestro tiempo a algo que nos llene profesional y personalmente.

8.Encontrar el punto de cruce

Una vez hemos cambiado nuestras prioridades y hemos conseguido que los gastos sean menos que los ingresos, deberíamos empezar a invertir ese dinero que sobra.

El objetivo de esta fase es llegar al momento en el que los ingresos de nuestras inversiones cubran los gastos que tenemos y así ser libres para hacer lo que queramos con nuestra vida, sin depender del sueldo mensual de nuestro trabajo para vivir.

9.Seguir haciendo crecer las inversiones

Este último paso ya es el definitivo para alcanzar esa independencia de la que hablan Vicki Robin y Joe Dominguez. La fase nueve consiste en hacer seguir creciendo las inversiones incluso después de quitar los gastos que tenemos para vivir.

En este punto, los autores animan a dividir el dinero en tres: capital (dinero invertido), colchón (seis meses de gastos en una cuenta de ahorro) y cache (extra). El colchón se debe mantener más o menos fijo y el cache es el extra que sobra y que podemos gastar moderadamente.

¿Recomiendo el libro?

Tal y como os he comentado, hay aspectos del libro que no comparto para nada, pero quiero que tengáis en cuenta algo.

Robin y Dominguez hacen varias preguntas al inicio del libro:

¿Tienes suficiente dinero?

¿Pasas suficiente tiempo con tu familia y amigos?

¿Tu trabajo refleja tus valores?

¿Tienes ahorros suficientes para vivir seis meses sin contar con tu sueldo?

¿Si te despidieran, lo verías como una oportunidad?

¿A cuántas de estas preguntas habéis respondido que no? Solo con que hayáis respondido que no a una de ellas, creo que este libro os puede resultar realmente interesante y enriquecedor.

Trabajar todo el día, vivir estresados, pagar canguros porque no podemos estar en casa con los niños o tener a los abuelos esclavizados para que crien a sus nietos, no ver casi a la familia… ¿Os suena de algo? Entonces La Bolsa o la Vida puede que os cambie la vida. Pero de verdad.

Nota La Bolsa o la Vida Vicki Robin

PD: El libro está en español, pero está descatalogado por el momento. Por eso os dejo el enlace de las versiones que he podido encontrar, por si os interesan.

Leave a Response

Sumo Tools To Explode Your E-mail Subscriber Growth