Please assign a menu to the primary menu location under menu

T. Harv Eker es quizás la persona más peculiar de las que me he encontrado en esta nueva aventura de cambiar mi vida (por lo menos de momento). El autor de Secretos de la Mente Millonaria es el típico señor mayor que aparece en la teletienda americana vendiéndote desde una crema anticelulítica, hasta un cortador de hortalizas último modelo.

Sí, sé que quizás esto no ayuda a que toméis muy en serio la reseña de su libro, pero igual que los vendedores de la teletienda con las abuelitas de medio mundo, Eker consigue que, al finalizar su libro, compres su producto. En este caso, que pienses como los ricos. O, al menos, que seas mucho más consciente de lo mucho que influye tu pasado en cómo gestionas tu dinero en el presente y en cómo lo harás en el futuro.

 

 

Eker comienza el libro desafiando nuestros patrones financieros con preguntas como: ¿Cómo manejaban tus padres el dinero cuando eras pequeño?. Sólo con esta pregunta, el autor ya me hizo replantear muchas cosas de mi vida y de mi entorno desde que era una niña. Aspectos que damos por hechos y que en realidad tienen mucha más importancia de la que pensamos.

Él considera que esos patrones están diseñados a partir de tres influencias:

  1. Programación verbal (¿Qué hemos aprendido/qué nos decimos a nostros mismos sobre el dinero que influye en cómo lo gastamos?)
  2. Modelado (¿Qué estamos capacitados para hacer cuando pensamos en estas cosas?)
  3. Incidentes específicos (¿Fue una experiencia pasada la que ha modelado cómo vemos y utilizamos el dinero?)

Tras ponernos un poco frente al espejo y hacer que nos replanteemos nuesta educación financiera, Eker dedica el resto del libro a enumerar los 17 Archivos de Riqueza, que son diecisiete lecciones con las que transformar nuestra forma de razonar y así pasar a adoptar una mentalidad millonaria. Estos son todos los archivos, sin los ejemplos que él pone en cada uno de ellos:

Nº1

La gente rica piensa: Yo creo mi vida.
La gente pobre piensa: La vida es algo que sucede.

Nº2

La gente rica juega al juego del dinero para ganar.
La gente pobre juega al juego del dinero para no perder.

Nº3

La gente rica se compromete a ser rica.
La gente pobre desearía ser rica.

Nº4

La gente rica piensa en grande.
La gente pobre piensa en pequeño.

Nº5

La gente rica se centra en las oportunidades.
La gente pobre se centra en los obstáculos.

Nº6

La gente rica admira a otra gente rica y próspera.
La gente pobre le molesta la gente rica y próspera.

Nº7

La gente rica se relaciona con personas positivas y prósperas.
La gente pobre se relaciona con personas negativas y sin éxito.

Nº8

La gente rica está dispuesta a promocionarse ella misma.
La gente pobre piensa de forma negativa en lo referente a la venta y la promoción.

Nº9

La gente rica es más grande que sus problemas.
La gente pobre es más pequeña que sus problemas.

Nº10

Los ricos son excelentes receptores.
Los pobres son malos receptores.

Nº11

Los ricos eligen que se les pague según los resultados.
Los pobres eligen que se les pague según el tiempo empleado.

Nº12

Los ricos piensan: Las dos cosas.
Los pobres piensan: O esto o lo otro.

Nº13

Los ricos se centran en su fortuna neta.
Los pobres se centran en lo que ganan con su trabajo.

Nº14

La gente rica administra bien su dinero.
La gente pobre administra mal su dinero.

Nº15

Los ricos hacen que su dinero trabaje mucho para ellos.
Los pobres trabajan mucho por su dinero.

Nº16

Los ricos actúan a pesar del miedo.
Los pobres dejan que el miedo los detenga.

Nº17

Los ricos aprenden y crecen constantemente.
Los pobres piensan que ya lo saben.

 

De primeras, seguro que os choca que hable todo el tiempo de ricos y pobres, porque parece que lo haga de una forma algo despectiva. Nada más lejos de la realidad, Eker quiere diferenciar a las personas que piensan como los ricos y a las que no, pero en ningún momento habla con desprecio ni de una forma peyorativa.

Es un libro que sorprende por su sencillez y por lo evidentes que son muchas de las cosas que dice, pero a la vez pone de manifiesto lo poco que tenemos en cuenta nuestro pasado y la de veces que el patrón se repite de padres a hijos. Y no me refiero a un final feliz en este caso.

Secretos de la Mente Millonaria es, sin duda, un título al que hay que darle una oportunidad y que, pese al aspecto de teletienda, tiene un trasfondo a tener en cuenta. Ya se dice que no hay que juzgar a un libro por su portada, ¿no? Pues en este caso es totalmente cierto.

 

Lo que me gusta de este libro:

  • Engancha; es muy fácil de leer
  • Escritura sencilla, sin florituras
  • Te hace replantearte muchos hábitos interiorizados
  • No intenta vender humo; lo que dice
    es lo que hay

Leave a Response

Sumo Tools To Explode Your E-mail Subscriber Growth