Please assign a menu to the primary menu location under menu

“La madurez es lo que sucede cuando uno aprende a que le importe una mierda lo que es verdaderamente digno de importar una mierda.” – Mark Manson

¿Cómo podemos para de intentar ser siempre “positivos” y así poder convertirnos en más felices y mejores personas?

Mark Manson es el anticristo de los libros de desarrollo personal, es el autor que te dice todo lo contrario a lo que normalmente se cuenta en este tipo de títulos. Y, pese a que su discurso en ocasiones roza lo soez, me ha convencido. Manson sabe lo que dice y lo condimenta en El Sutil Arte de que (Casi Todo) te Importe una Mi*rda con multitud de ejemplos que hacen que te pongas en la piel de personajes como Charles Bukowski o el músico Dave Mustaine.

El autor no se va por las ramas y dice directamente lo que no muchos de nosotros estamos dispuestos a oír: la vida es una sucesión de problemas y hay que aprender a priorizar. Debemos aprender a que nos importen una mierda muchas menos cosas y a darle más importancia a las cosas que realmente merecen a pena.

Vivimos rodeados de un sistema culturas en el que las expectativas positivas están por todas partes. Eso sí, pocas veces no planteamos que estas mismas expectativas son totalmente irreales. “Sé más inteligente, más rápido, mejor que los demás, más productivo, más popular….”. Siempre, todo más.

 

Portada El Sutil Arte de que (Casi Todo) te Importe una Mierda de Mark Manson

 

¿Cómo podemos elegir ser más felices?

Según Mark Manson, que nos importe todo menos nos puede llevar a ser más felices. La clave está en lo que elegimos que nos importe y se pone a él mismo como ejemplo. Cuando tenía alrededor de veinte años, Manson se dedicaba básicamente a salir de fiesta y a acostarse con todas las mujeres que podía, porque él pensaba que era genial, que eso lo convertía en alguien especial.

Con el paso de los años, se fue dando cuenta de que había adoptado valores y objetivos superficiales e incluso auto destructivos. Fue entonces cuando descubrió la diferencia entre los “subidones emocionales” y la felicidad.

“La mayoría de la gente busca esos subidones”, explica el autor. “Los subidones nos hacen sentir bien. Suenan divertidos. Impresionan a la gente. La felicidad es más complicada. La felicidad requiere esfuerzo y aburrimiento y sacrificio. La verdadera felicidad proviene de descubrir un sentido de importancia en nuestras acciones y nuestra vida”.

Ocho cosas a las que les damos demasiada importancia

Según explica Manson, las cosas más comunes a las que les damos demasiada importancia incluyen:

  1. Impresionar a otras personas
  2. Tener razón todo el tiempo
  3. Tener “éxito”
  4. Ser agradable y educado
  5. Ser feliz
  6. Sentirnos bien todo el tiempo
  7. Ser “perfecto”
  8. Sentirnos seguros y certeros

Cuando nos preocupamos demasiado de estas cosas, dedicamos la mayoría de nuestro tiempo a evitar nuestros problemas, en vez de intentar lidiar con ellos. Empezamos a preocuparnos más de la cuenta por esa nueva serie de televisión o por cuántos likes conseguimos en Facebook. Estos valores no son buenos y nos convierten en personas frívolas.

¿Y cómo cambiamos nuestros valores? El primer paso es reconocer lo que realmente nos importa y no lo que creemos que debería importarnos.

Descubrir qué nos importa de verdad

El primer paso para tomar mejores decisiones es ser simplemente y brutalmente honestos con nosotros mismos sobre nuestro comportamiento. ¿Qué decisiones estamos tomando? ¿Cómo pasamos nuestro tiempo? ¿Qué estamos descuidando y no deberíamos?

Lo que haremos de forma natural es intentar culpar a otras personas o a otras circunstancias por nuestro comportamiento, pero al final la decisión es siempre nuestra.

El cambio se producirá de forma lenta, con cada decisión que tomemos. Porque elegimos lo que valoramos con cada pequeño paso que damos cada día, con cada momento.

Elige preocuparte MÁS

Una vez sabemos qué es lo que nos importa (y dejamos de llorar por ello, porque Mark Manson ya nos avisa, de que dolerá admitirlo), el siguiente paso es preguntarse “¿Y si?”

Podemos empezar con preguntas hipotéticas del tipo:

  • ¿Y si no nos preocupara tanto impresionar a los compañeros de trabajo, qué decisiones tomaríamos?
  • ¿Y si no nos preocupara tanto nuestra vida sexual, cómo nos comportaríamos?

Hay que dedicar tiempo a estas preguntas e incluso escribir en papel los diferentes escenarios que se darían. Hay que imaginar un mundo con valores distintos y ver cómo nos comportaríamos.

¡Hazlo!

El paso final es simple: elegir que nos importe una mierda las cosas que no importan y cambiar nuestros valores para entrar en acción. Mark Manson (os dejo su blog por aquí) también nos advierte en este paso: “Fallaréis unas cuantas veces, pero eso está bien”. “El objetivo es seguir intentándolo hasta que vuestro comportamiento esté en línea con vuestros valore”.

Al final El Sutil Arte de que (Casi Todo) te Importe una Mi*rda es más un manual para aprender a que te importen las cosas correctas, que un libro con el que poder aprender a mandarlo todo a tomar viento. El título sorprende por su frescura, pero sobre todo, por su inusual mensaje.

Hay que aprender a ser más conscientes de lo que nos importa y dejar los likes de Instagram para el algoritmo inventando por Zuckerberg y sus amigos. Seguro que merece mucho más la pena.

Reseña El Sutil Arte de que (Casi Todo) te Importe una Mierda de Mark Manson

Nota: esta publicación puede contener enlaces de afiliados que me generan una pequeña comisión, sin coste adicional para ti. Solo recomiendo productos que personalmente uso y amo, o creo que a mis lectores les resultarán útiles.

Leave a Response

Sumo Tools To Explode Your E-mail Subscriber Growth